Una dieta rica en aceite de oliva virgen extra ayuda a modular la microbiota intestinal, según demuestra un estudio de investigadores de la Universidad de Jaén. En cambio una dieta rica en mantequilla desarrollaría factores implicados en el síndrome metabólico. El estudio analiza el aceite de oliva y otras grasas en el desarrollo de obesidad e hipertensión, factores ligados al síndrome metabólico. El AOVE es una grasa de origen vegetal, monoinsaturada, con un elevado nivel de polifenoles, en cambio, la mantequilla, es una grasa saturada de origen animal con colesterol. De hecho es sintomático que en Centroeuropa se utiliza la mantequilla para cocinar, y en la zona Mediterránea, se ha usado habitualmente el AOVE para ese fin. Se constata que el aceite de oliva tiene un efecto distinto al de otras grasas sobre la microbiota intestinal, conjunto de microorganismos del intestino.

Sigue una dieta rica en aceite de oliva virgen extra

aceite de oliva los omeyaHasta ahora se pensaba que cualquier tipo de grasa eran malas para la microbiota intestinal. La mantequilla aumenta el número de proteobacterias intestinales, sube la insulina en sangre y la presión arterial, parámetros fisiológicos del síndrome metabólico. Por el contrario con el AOVE no se producen estos cambios microbianos y se detecta un menor incremento en el peso corporal, menor la presión arterial, y mejor perfil de lípidos en sangre. Estos resultados refuerzan al AOVE como modulador de la microbiota intestinal y por lo tanto como alimento saludable.