Jabón casero con aceite de oliva. El Aceite de Oliva nos ayuda a conseguir un jabón casero de aceite un tacto agradable y resbaladizo. Con una dureza uniforme y con propiedades hidratantes. Su principal ingrediente es como ya os imaginareis el Aceite de Oliva. Y es que cuando utilizamos el Aceite de Oliva Virgen Extra durante varias veces al cocinar, queda totalmente deteriorado y pierde todas sus propiedades. Cuando esto ocurre podemos deshacernos de él en un punto limpio (nunca tirarlo por el desagüe o por el retrete). O reciclarlo, utilizándolo para hacer el jabón de Aceite de Oliva.

 

La fabricación casera de éste jabón casero con aceite de oliva natural es un proceso de elaboración muy simple. Con unos beneficios excepcionales para la piel e incluso para el lavado de prendas de ropa. Al ser un jabón totalmente natural se consigue una mayor nutrición. Es estupendo para el baño de los bebés ya que es muy suave, no irrita y produce poca espuma. Es muy bueno para los problemas en la dermis como el acné, los eczemas y la psoriasis ya que no obstruye los poros. Además ayuda a aliviar el dolor de la piel quemada o con sarpullidos ya que tiene cualidades anti-inflamatorias.

Para la elaboración de nuestro jabón casero necesitaremos como ingredientes básicos, Aceite de Oliva, agua y sosa cáustica. Si en vez de obtener un color entre blanco y beige y un olor neutro queremos añadirle algún color y aroma en concreto, le podemos añadir colorantes y esencias naturales, o especias y infusiones naturales. Antes de empezar, es muy importante la utilización de guantes de goma. Debemos evitar así que las manos entren en contacto con la sosa cáustica.

Se utilizan 5 litros de aceite usado, 5 litro de agua y 1 kilogramo de sosa cáustica. El día anterior se mezclan todos los ingredientes dentro del recipiente y se dejan reposar durante por lo menos 24 horas. Lo siguiente es ponerlo a calentar y una vez comience a hervir, se mueve siempre en la misma dirección para que no se corte. Se debe mantener hirviendo sobre 30 minutos, se introduce un palo y si sale limpio significará que está listo.

El siguiente paso es retirarlo del fuego y colocarlo junto otro recipiente largo y poco hondo. Poco a poco se irá echando la pasta que hemos producido con ayuda de un cazo. Al acabar desecharemos el líquido oscuro que ha quedado. Se debe de dejar reposar el jabón obtenido durante un día y veremos como el color amarillento irá cambiando a casi blanco. Esto significa que ya está totalmente solidificado. Entonces ya se puede cortar en trozos con un cuchillo o en formas con algún molde que os guste. Cuando esté completamente compacto ya podréis disponer de él para el uso que más os guste.

Jabón casero con aceite de oliva líquido para la lavadora

Para ello se emplea 1 litro y medio de Aceite de Oliva, 1 litro y medio de agua caliente, 1 litro y medio de suavizante, 1 bote de detergente y 250 gramos de sosa cáustica. Como en el proceso anterior se mezclan todos los ingredientes moviéndolo siempre en la misma dirección, y se le va echando 1 litro de agua caliente durante 7 días seguidos. Este jabón casero de aceite de oliva artesano quedará disuelto totalmente en el agua sin dejar ningún resto de residuo. Una vez echo esto, ya podremos distribuir el jabón obtenido en botellas reutilizadas. Es ideal para lavar la ropa o para dejar el suelo limpio y reluciente.

Con estas recetas de Jabón casero con aceite de oliva tan sencillas además de ahorrar en casa, colaboraremos en la protección de nuestro preciado Medio Ambiente ya que reciclamos para hacer un jabón totalmente ecológico.

Saludos.

ANTES DE IRTE...
No olvides suscribirte a nuestra newsletter
para enterarte de todas nuestras ofertas y novedades
He leído y acepto la política de privacidad
¡SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER!
para enterarte de todas nuestras ofertas y novedades
No compartiremos nunca tu información personal.