Los japoneses

La esperanza de vida promedio en Japón es de más de 83 años, récord mundial. El principal factor de éxito se llama “washoku“, literalmente “armonía en la comida”. Cultura culinaria japonesa donde no solo importa el qué, sino también el cómo. Es casi un arte, con gran cantidad de algas y otros mariscos, Japón es uno de los pocos países donde rara vez aparece la deficiencia de yodo. Importante también es que sobre la mesa siempre tengan variedad. Los japoneses comen 100 tipos de alimentos a la semana, los europeos 45, y los estadounidenses solo 30. Al mismo tiempo, en promedio, los japoneses consumen un 25% menos de calorías que los americanos. La carne rara vez se come, principalmente carne de cerdo, más fácil de digerir y contiene más vitaminas que otras. La mayor concentración de centenarios en Japón se encuentra en la isla de Okinawa.

Los coreanos

El récord de longevidad nipón está a punto de ser desplazado por sus vecinos, los coreanos. Según un estudio reciente, Corea del Sur será el país con la esperanza de vida más alta en pocos años. Esto se debe a la calidad de la medicina local y a la cultura de la nutrición. Mucha variedad en la que no falta el “kimchi”. Con Kimchi se denomina cualquier “fermentado”, es decir, verduras agrias. En Rusia, la variante más popular es con la col china. La repostería incluye Daikon, cebollas verdes, raíz de jengibre, ajo, chile. En general, en la dieta de los coreanos prevalecen los cereales y las verduras, algo de pescado liviano y carne de cerdo.

Los italianos

En Europa, los islotes de longevidad más famosos están en Italia. Por supuesto, la genética también es importante, asociada a una alta expectativa de vida. Pero los estudios han demostrado que los genes son responsables en solo un 20% del éxito. Mucho más importante es el ejercicio regular y una alimentación adecuada. En los pueblos italianos con mayor esperanza de vida, Campodimele y Molocchio, no hay pizza con grandes cantidades de queso ni pasta con aderezos grasos. Mayoritariamente comen vegetales, legumbres, pescado y cereales. Por supuesto, aceite de oliva. La carne en la mesa es un invitado raro. También es importante la regularidad de la comida: allí comen 2-3 veces al día, en un momento estrictamente determinado. Y la ciencia lo aprueba.

Los franceses

A pesar del amor por las baguettes, salsas y cenas tardías, los franceses siguen siendo una de las naciones más armoniosas del mundo. En general, el contenido calórico de su dieta es bastante bajo. Prefieren tomar un desayuno completo, y no croissant y café, como mucha gente piensa. Yogures, quesos y otros productos de leche agria son típicos de Francia, y una excelente fuente de proteínas, calcio y bacterias útiles para el funcionamiento intestinal. Al mismo tiempo, en la cocina, los franceses a menudo usan mantequilla, y no pasa nada, hace unos años, la ciencia la rehabilitó. Lo principal es tomarla con mesura.

En apariencia muy diferentes: italianos, coreanos, franceses y japoneses, pero se basan en los mismos principios.

ANTES DE IRTE...
No olvides suscribirte a nuestra newsletter
para enterarte de todas nuestras ofertas y novedades
He leído y acepto la política de privacidad
¡SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER!
para enterarte de todas nuestras ofertas y novedades
No compartiremos nunca tu información personal.