Los girasoles son originarios de América del Norte y Central, a partir de los cuales se extraen el aceite más popular del mundo. En la cocina centroeuropea, este aceite se ha vuelto indispensable y forma parte de numerosas recetas tradicionales. Se extrae de las semillas del girasol (Helianthus annuus), y pertenece a la familia de las margaritas. La flor fue venerada por tribus indias americanas, en particular por los incasy todavía existen formas silvestres de girasol en Perú y México.

El aceite de girasol llega a Europa

A mediados del siglo XVI, los marineros españoles quedaron tan impresionados por la belleza de los girasoles que importaron sus semillas a Europa. Durante mucho tiempo se cultivó sólo como una planta ornamental. Desde entonces, el girasol ha sido un elemento artístico en pinturas mundialmente famosas, como las del genio Vincent van Gogh. Como planta decorativa, permaneció en Europa casi un siglo hasta que unos panaderos ingeniosos del siglo XVII usaron por primera vez semillas de girasol en sus panaderías como especia. Aún así, tardarían aún otros dos siglos en ser utilizadas como fuente de aceite.

Se dice que el agricultor ruso Dmitry Bokarev, allá por 1829, había notado que a los pájaros les gustaba comer los granos maduros de girasol, por su alto contenido en grasa, por lo que pensó en presionarlos para extraer su aceite. Efectivamente, extrajo un aceite sabroso, y decidió cultivar girasoles para extraer ya su aceite a mayor escala. En pocos años, los campos alrededor de su ciudad natal de Alexowka se tiñeron de un color amarillo intenso, y rápidamente se construyó un molino de aceite dedicado únicamente a la extracción del aceite de girasol. De hecho, la Iglesia ortodoxa rusa aprobó este aceite como alimento para los creyentes durante la Cuaresma, que tenían prohibido consumir carne y grasa animal. A partir de aquí, la expansión triunfal mundial del aceite de girasol fue imparable, especialmente por su neutralidad del sabor, que posibilita la amplia variedad de usos, y su riqueza en vitaminas y ácidos grasos insaturados.

Hoy en día, las principales áreas de cultivo se encuentran en Ucrania, Rusia, China, Bulgaria, Rumania, Hungría, Estados Unidos y Argentina. La planta del girasol necesita un suelo rico en potasio y boro, temperaturas suaves y bastante agua. Una hectárea puede producir unos mil litros de aceite de girasol.

Extracción de aceite de girasol

comprar aceite de oliva Los OmeyaLas semillas de girasol presenta un contenido de aceite de entre el 40% y el 65%. Los granos se tamizan cuidadosamente antes de ser descascarados. Esta separación se realiza automáticamente con la ayuda de máquinas. La técnica habitual es la del prensado en frío. Durante este proceso (< 40º), la semilla oleaginosa no se calienta, sino que se presiona mecánicamente con cuidado. De este modo, el aceite obtenido ya sólo necesita ser filtrado y embotellado. El prensado en frío es fundamental para preservar todos los componentes naturales y sabores. Estos aceites prensados ​​en frío no son adecuados para freír, ya que  se destruyen las vitaminas liposolubles. También su vida útil es limitada, por lo deben consumirse con rapidez.

En cambio, si el proceso de prensado es en caliente, se garantiza una larga vida útil hasta los dos años en un recipiente cerrado. Este proceso es además mucho más productivo pero destruye los componentes valiosos. Sin embargo, estos aceites son excelentes para cocinar al vapor, hornear, cocinar y freír, dónde el aceite de girasol llega a su punto de humeo de aproximadamente a los 180º. Por último, gracias a su neutralidad de olor, este aceite de girasol prensado en caliente es también muy adecuado para uso cosmético como base de aceites de masaje u otros productos de higiene personal.

Estas diferencias importantes entre la extracción en frío y en caliente se dan de manera equivalente en el aceite de oliva.

Composición del aceite de girasol

El aceite de girasol es rico en ácidos grasos poliinsaturados (el de oliva en ácidos monoinsaturados), con un 65 por ciento. Su contenido de ácido linoleico está entre 50% y el 75%. En lo que respecta a su acidez, o proporción de ácidos grasos libres, es de sólo 1,8%, comparable a la de los aceites de oliva virgen (el aceite de oliva Virgen Extra – AOVE – deben situarse por debajo de los 0,8º). También contiene ya en menor medida otros ácidos grasos relevantes como el ácido palmítico, el ácido esteárico y el ácido palmítico. El contenido de vitamina E es sorprendentemente alto cuando ha sido extraído en frío, además de vitaminas A, B, D y K.

Beneficios del aceite de girasol

El aceite de girasol prensado en frío ayuda a reducir los niveles de colesterol, al igual que el aceite de oliva, por lo que tiene efectos preventivos frente a la aterosclerosis y las enfermedades cardiovasculares. También favorece la actividad intestinal, y debido a su elevado contenido en vitamina E, actúa como un antioxidante contra el envejecimiento celular prematuro. Bastan dos cucharadas diarias para cubrir las necesidades medias de un adulto.

Si te ha gustado este artículo te invitamos a que leas: Propiedades del aceite de coco
 

Si te ha gustado este artículo te invitamos a que leas: Propiedades del aceite de coco

ANTES DE IRTE...
No olvides suscribirte a nuestra newsletter
para enterarte de todas nuestras ofertas y novedades
He leído y acepto la política de privacidad
¡SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER!
para enterarte de todas nuestras ofertas y novedades
No compartiremos nunca tu información personal.
He leído y acepto la política de privacidad