Aceite de oliva contra el colesterol. Un estudio evidencia que su consumo regular tiene efectos beneficiosos para el corazón. El estudio de la universidad de Glasgow hará feliz a los amantes del oro líquido. Los investigadores, en su estudio publicado en la American Journal of Clinical Nutrition demuestran que el consumo moderado de aceite de oliva virgen extra, moderado pero regular, se muestra sobretodo a nivel cardiaco. Con 20 mililitros del condimento vegetal, y 69 participantes, hombres y mujeres, desvelan una mejora de los marcadores biológicos ligados al riesgo de infarto, atestados en los análisis de orina. “Esto confirma lo que siempre se ha sabido – explica la doctora Lidia Rota, responsable del Centro de Prevención Cardiovascular de Humanitas – y es que una cantidad moderada de grasa vegetal cruda, no solo no es perjudicial, sino necesaria para el buen funcionamiento celular del organismo”.

Aceite de oliva contra el colesterol

aceite de oliva Capricho del fraileLos estudios que han coronado la Dieta Mediterránea como régimen alimentario completo y equilibrado destacan el valor biológico del aceite de oliva. En particular del aceite de oliva virgen extra: un concentrado de antioxidantes, en particular los polifenoles. Protegen a las células de la inestabilidad y de los daños causados por los radicales libres. Y preserva de los procesos de envejecimiento e inflamatorios implicados en muchas patologías.

“Sabíamos que el aceite de oliva – recuerda la doctora Rota – favorece el aumento del colesterol bueno (HDL). Indispensable para la construcción de las membranas de las células nerviosas y de las hormonas. Nuestro organismo lo necesita en alguna fase de la vida. Por ejemplo durante el embarazo, tanto el embrión como posteriormente el feto, lo necesitan para construir el tejido nervioso, las paredes celulares y las hormonas. Recientes investigaciones relacionan un nivel excesivamente bajo del colesterol a la depresión, provocado por una producción escasa de hormonas del placer y sexuales.

Fluidificar la sangre

Un estudio americano ha puesto en evidencia el valor del ácido graso Omega-6 contenido en el zumo extraído de la aceituna. Y presente por tanto en el aceite de oliva virgen extra. Este ácido graso contribuye a la fluidificación de la sangre. Previene la formación de trombos en las arterias y reduciendo el estado inflamatorio de las paredes de las arterias causado por números agentes contaminantes como el humo del cigarrillo y las partículas nocivas presentes en el aire que respiramos en la atmósfera. Por lo que en particular en las grandes urbes ayuda a reducir el riesgo a padecer una enfermedad cardiovascular como el infarto, ictus y trombosis de las arterias, cuya consecuencia es la embolia.

AOVE contra la aterosclerosis

Hicieron su ensayo en 20 pacientes del Hospital Reina Sofía con Síndrome Metabólico. Son personas que poseen factores de riesgo para padecer una enfermedad cardiovascular. Se demostró que el aceite de oliva actuaba con protector frente a la inflamación provocada por los ataques oxidativos. Aunque dicho efecto beneficiosos no se observaba con el aceite de oliva refinado. La razón es simple. Durante el proceso químico de refinado se pierde casi todos los polifenoles y carotenoides. Estas sustancias son los micro-componentes presuntamente responsables de los efectos anti-oxidativos, anti-inflamatorios y anti-tumorales. En cambio no detectaron diferencias entre los aceites vírgenes y vírgenes extra, salvo las organolépticas propias de cada variedad.

Comprar aceite de oliva para limpiar las arterias es lo más juiciosos que puede hacer alguien con colesterol. Además, el salmón es uno de los alimentos más sanos para nuestro corazón. Contiene numerosos ácidos grasos con capacidad para reducir nuestro nivel de colesterol, triglicéridos y evitar las inflamaciones. También se aconseja incluir el atún, la caballa y el arenque en nuestra dieta. El zumo de naranja recién exprimido contiene numerosos anti-oxidantes, que contribuyen a mantener la salud de nuestras arterias, y reducir nuestra presión sanguínea. Se recomienda tomar diariamente 2 vasos de zumo de naranja, lo que aporta la dosis diaria de vitamina C recomendada, además de otras vitaminas y minerales saludables.

Numerosos estudios demuestra que tomar diariamente 2-4 tazas de café reduce el riesgo de infarto en un 20%. Aunque en exceso puede ser perjudicial para el estómago. Las nueces contienen numerosos ácidos grasos saludables no saturados, entre ellos Omega-3. Son muy efectivas en el control del nivel de colesterol en sangre. Son suficientes un puñado de almendras o nueces al día para percibir sus efectos saludables. El caqui contiene una gran cantidad de fibra y esteroles, que ayudan a reducir el nivel de colesterol en sangre. Su delicioso sabor dulce le otorga además el sobrenombre de “fruta divina”.

Limpiar las arterias

Tomando diariamente aceite de oliva virgen extra, molturado en frío, absorberemos ácidos grasos saludables y reduciremos nuestro nivel de colesterol. El aceite de oliva es capaz de reducir el riesgo de infarto en un 41%. El problema con el aceite de oliva es el mismo que con cualquier alimento fresco, es perecedero. Si se trata por ejemplo de aceite de oliva de la campaña anterior o de esta, pero ha estado mal conservado, el aceite de oliva ve sus ácidos grasos degradarse, su nivel de acidez aumentar, y se habrán volatilizado prácticamente todos sus preciosos polifenoles y anti-oxidantes.