Sobre le aceite virgen extra estamos recibiendo constantes noticias, todas positivas, sobre sus efectos en nuestra salud. Hace ya tiempo que los expertos se preguntan porque en los países de la cuenca Mediterránea, la incidencia de diferentes tipos de cáncer es menor que en el resto de países de nuestro entorno. Desde luego no tiene a priori nada que ver con los sistemas sanitarios de España, Italia, Grecia o Túnez, ya que nadie duda de que países como Alemania, Francia, Suecia, USA o Reino Unido, tengan sistemas sanitarios igual de eficaces o incluso superiores.

Aceite Virgen Extra y Dieta Mediterránea

Lo que si tienen en común estos países del sur es la dieta. Mucha más ingesta de legumbres, pescado, verduras y frutas. Y por el contrario, menor ingesta de productos hidrogenados de origen animal, como embutidos o pastelería. No se sabe aún exactamente si son los beneficios que aportan los alimentos mediterráneos, o por el contrario la menor ingesta de los alimentos “continentales”, o como muchos científicos apuestan ya, sea el conjunto de ambos.

De hecho, por desgracia, el cambio de hábitos en los países del sur de Europa, consumiendo cada vez más carbohidratos refinados, pastas y arroces blancos, grasas animales, y en general comida rápida, están ya claramente aumentando nuestros índices de obesidad, colesterol, diabetes, e incluso cánceres que antes apenas sufríamos.

Volver a la cocina de la Abuela

Es imprescindible que volvamos a nuestra “cocina de cuchara“, lentejas, sardinas, aceite de oliva virgen extra, ensaladas y frutas de temporada. No podemos permitirnos el dantesco espectáculo que ofrecen ya países como Estados Unidos o incluso Australia, dónde por la calle apenas pueden pasear personas que superan los 200kg! En muchas tiendas americanas ofrecen ya coches eléctricos para que esas personas puedan hacer la compra más cómodamente, ya que apenas pueden moverse, y que desde luego sigan llenando sus carros de todo tipo de alimentos insalubres, como patatas chips, salsas, bollería industrial,…un verdadero drama.

Los poderosos lobbys reman en contra

Y es que parece mentira que países tan avanzados como los USA dediquen no poco esfuerzo a publicitar todo tipo de medicamentos contra el colesterol, la diabetes, y multitud de enfermedades cardiovasculares, y nada a cambiar los hábitos de sus compatriotas. Se puede pensar sin equivocarse demasiado que los lobbys de la alimentación y las farmaceúticas no tienen demasiado interés en que la gente coma sano. Es triste y cruel pero así es. Necesitamos a la vez más información y legislación, para cambiar la corriente.

Luz al final del túnel

La parte positiva es que en ciertos estados como California, ya se están dando cuenta de todo esto, e incluso ven futuro “económico” a invertir en plantar olivos. La superficie cultivada en California aumenta rápidamente cada año, aunque sabemos que los hábitos alimenticios de las poblaciones tardan en cambiar.

Un ejemplo cercano es Francia. A pesar de la proximidad, los franceses son incapaces de tomarse una ensalada con sólo aceite de oliva y vinagre. Siguen utilizando “vinagretas” fabricadas a menudo con aceites de semillas y azúcares añadidos…una lástima, porque no solo son salsas igual de calóricas que el aceite virgen extra, sino que además carecen por completo de los polifenoles del AOVE.

Diferencias de consumo brutales

Volviendo al aceite de oliva, y a las horrorosas enfermedades como el cáncer o el Alzheimer, es “sospechoso” que en Grecia el consumo de AOVE sea de más de 20 litros/año/persona, en Italia 15 litros y en España entorno a los 12 litros, cuando en Alemania apenas alcanzan el medio litro! Pero ojo! que el consumo en España de aceite extra virgen está bajando en favor del aceite de girasol!

Numerosos científicos piensan que la razón reside en el aceite virgen extra y sus preciosos y famosos polifenoles. Estos diminutos componentes minoritarios en el aceite virgen extra, son a la vez responsables de su sabor picante y amargo, como de los beneficios para nuestra salud.

Son antioxidantes naturales, similares a los que podemos encontrar en el té, el vino o incluso el café. Esto también explicaría la alta longevidad de países asiáticos, como Japón, dónde no se consume aceite virgen extra, pero si mucho té, verduras y pescado, y escasos alimentos industriales.

Porqué debe ser Virgen Extra?

Es muy sencillo, porque en el aceite de oliva “vulgar” estos polifenoles han desaparecido. Son moléculas frágiles, muy sensibles a la luz y el calor, y muy volátiles. Si por ejemplo el aceite ha sido producido en Almazaras a altas temperaturas, cuando el aceite llega a la botella, es sólo ya otra grasa vegetal, al nivel del aceite de girasol, pero sin los efectos “mágicos” del aceite virgen extra.

Igualmente, si consigue llegar a la botella como aceite virgen extra, pero se pasa horas o días en un lineal de una gran superficie, expuesto a la luz y al calor, cuando llegue a nuestra mesa, ya sólo será “aceite de oliva”.

Por ello debemos comprar aceite de oliva virgen extra sólo en comercios especializados, de calle u online, donde podamos comprobar en la etiqueta que el aceite es de la actual campaña. Recordemos que el AOVE es un producto “vivo” con una fecha de caducidad teórica de 2 años, pero que en la realidad, aunque lo conservemos muy, a los 4-5 meses empieza a degenerar y perder aroma y sabor, pero también polifenoles.

De igual modo, una vez nos llegue a casa, debemos conservarlo en un armario oscuro y fresco, mantenerlo cerrado para que no entre nuevo oxígeno que lo oxide. Tampoco son recomendables las garrafas de 3 o 5 litros, salvo que se trate de un restaurante. Aunque lógicamente son envases más baratos, al durar tanto el aceite y haber abierto la garrafa tantas veces, el oxigeno se renueva cada vez, y seguro que al final el sabor del aceite virgen extra ya ha cambiado, y por supuestos sus beneficios saludables.

ANTES DE IRTE...
No olvides suscribirte a nuestra newsletter
para enterarte de todas nuestras ofertas y novedades
He leído y acepto la política de privacidad
¡SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER!
para enterarte de todas nuestras ofertas y novedades
No compartiremos nunca tu información personal.
He leído y acepto la política de privacidad