Cómo hacer alioli

Actualmente hacer Ajoaceite o Alioli casero es muy fácil. El Alioli es una salsa muy tradicional. Típica de la zona mediterránea, cuyos ingredientes fundamentales son el ajo y el aceite. Tradicionalmente no se añadía huevo ni leche para facilitar la emulsión, ya que estos alimentos no eran siempre de fácil acceso para todo el mundo. El inconveniente es que la emulsión era mucho más “frágil”. Había que verter el aceite gota a gota, mantener el movimiento lento y constante de la mano. Incluso un cambio de dirección podía cortar la salsa. Ahora, con las modernas batidoras, “ligar” el alioli casero es sencillo.

comprar oli d'ArbecaAlgunos prefieren hacerlo con aceite de girasol porque el sabor es más suave. Nosotros recomendamos utilizar siempre aceite de oliva virgen extra, por su sabor y sus propiedades beneficiosas para la salud. Para que no nos “invada” su sabor nuestros platos, basta con seleccionar una variedad más “suave” como la Arbequina o Manzanilla. El Alioli casero lo utilizaremos para condimentar todo tipo de platos. Mariscos, pescados y carnes, calamares a la romana, sepia, patatas fritas, fideuá, arroces o simplemente sobre una rebanada de pan tostado.

Receta de alioli

Para emulsionar el aceite, el ajo y el huevo se recomendaba antes, cuando utilizábamos el mortero, tenerlos a la misma temperatura “ambiente” entorno a los 20ºC. Esto les obligaba a sacar los huevos un poco antes de la nevera. Actualmente, con las modernas batidoras eléctricas, de vaso y de brazo, que calientan los alimentos, ésto ya no es necesario. La cantidad de ajo utilizado puede variar según el gusto al ajo del consumidor y los platos a condimentar. Normalmente utilizaremos 1-2 dientes de ajo, que cortaremos a trozos y verteremos en el vaso de la batidora. Decían nuestras abuelas que si quitábamos la parte central del ajo, no repetía…ésto sigue sin demostrarse científicamente por lo que recomendamos poner todo el ajo.

comprar vinagre balsámico

Podremos además verter un chorrito de vinagre de vino o de Módena (originario de la región italiana de Emilia-Romaña). Así le daremos un toque ácido y además para conservarlo mejor. Añadiremos una pizca de sal y accionaremos la batidora a velocidad baja. En pocos minutos veremos nuestro alioli casero emulsionar y tomar consistencia, “ligando” y tomando cuerpo, hasta conseguir una salsa cremosa, ligeramente picante. Si queremos descubrir nuevos sabores podemos añadirle un poco de perejil picado.

Importante conservarlo en la nevera

Es importante conservarlo en la nevera y consumirlo en un plazo de un día,  sobre todo en verano, para evitar intoxicaciones, y aunque en teoría dura bastante por sus conservantes naturales (el ajo y el aceite de oliva virgen extra), el añadir vinagre o de limón impedirá la multiplicación de posibles gérmenes, como los de la salmonella. Por cierto, un truco, si quitáis los ajos y le añadís más vinagre, conseguiréis una deliciosa mayonesa!

Buen provecho!! Si os ha gustado os invitamos a que probéis nuestra receta de Alioli con leche.