Actualmente hacer Ajoaceite o Alioli casero es muy fácil. El Alioli es una salsa muy tradicional. Típica de la zona mediterránea, cuyos ingredientes fundamentales son el ajo y el aceite. Tradicionalmente no se añadía huevo ni leche para facilitar la emulsión, ya que estos alimentos no eran siempre de fácil acceso para todo el mundo. El inconveniente es que la emulsión era mucho más “frágil”. Había que verter el aceite gota a gota, mantener el movimiento lento y constante de la mano. Incluso un cambio de dirección podía cortar la salsa. Ahora, con las modernas batidoras, “ligar” el alioli casero es sencillo.

comprar oli d'ArbecaAlgunos prefieren hacerlo con aceite de girasol porque el sabor es más suave. Nosotros recomendamos utilizar siempre aceite de oliva virgen extra, por su sabor y sus propiedades beneficiosas para la salud. Para que no nos “invada” su sabor nuestros platos, basta con seleccionar una variedad más “suave” como la Arbequina o Manzanilla. El Alioli casero lo utilizaremos para condimentar todo tipo de platos. Mariscos, pescados y carnes, calamares a la romana, sepia, patatas fritas, fideuá, arroces o simplemente sobre una rebanada de pan tostado.

Alioli casero

Para emulsionar el aceite, el ajo y el huevo se recomendaba antes, cuando utilizábamos el mortero, tenerlos a la misma temperatura “ambiente” entorno a los 20ºC. Esto les obligaba a sacar los huevos un poco antes de la nevera. Actualmente, con las modernas batidoras eléctricas, de vaso y de brazo, que calientan los alimentos, ésto ya no es necesario. La cantidad de ajo utilizado puede variar según el gusto al ajo del consumidor y los platos a condimentar. Normalmente utilizaremos 1-2 dientes de ajo, que cortaremos a trozos y verteremos en el vaso de la batidora. Decían nuestras abuelas que si quitábamos la parte central del ajo, no repetía…ésto sigue sin demostrarse científicamente por lo que recomendamos poner todo el ajo.

comprar vinagre balsámico

Podremos además verter un chorrito de vinagre de vino o de Módena (originario de la región italiana de Emilia-Romaña). Así le daremos un toque ácido y además para conservarlo mejor. Añadiremos una pizca de sal y accionaremos la batidora a velocidad baja. En pocos minutos veremos nuestro alioli casero emulsionar y tomar consistencia, “ligando” y tomando cuerpo, hasta conseguir una salsa cremosa, ligeramente picante. Si queremos descubrir nuevos sabores podemos añadirle un poco de perejil picado.

Importante conservarlo en la nevera

Es importante conservarlo en la nevera y consumirlo en un plazo de un día,  sobre todo en verano, para evitar intoxicaciones, y aunque en teoría dura bastante por sus conservantes naturales (el ajo y el aceite de oliva virgen extra), el añadir vinagre o de limón impedirá la multiplicación de posibles gérmenes, como los de la salmonella. Por cierto, un truco, si quitáis los ajos y le añadís más vinagre, conseguiréis una deliciosa mayonesa!

Mejores aceites para el alioli

Desde luego debemos usar un AOVE, y de calidad. Eso realzará el aroma y sabor de nuestro alioli. Como el alioli contiene mucho ajo utilizaremos un aceite virgen extra suave, de la variedad Arbequina o Manzanilla. De este modo los sabores del alioli y del aceite no se “pelearán”, sino que se complementarán. Os recomendamos por ejemplo nuestro Oli d’Arbeca, de Lérida, la cuna de la Arbequina. Es un clásico, suave y equilibrado, directo de la Cooperativa y a un precio muy razonable. EN cuanto a la Manzanilla, podéis comprar aceite de oliva Molisur, sin filtrar, muy suave y aromático. Nos llega de nuestra almazara en Málaga, en Alhaurín el Grande.

Alioli contra el cáncer

Recordemos que el ajo es parte esencial de la Dieta Mediterránea, cuya eficacia en disminuir el riesgo de cáncer y de enfermedades coronarias, las dos causas más comunes de mortalidad, se ha comprobado científicamente. La dieta mediterránea incluye vino tinto, aceite de oliva, nueces, frutas, vegetales, pescado de aguas frías y ajo. De hecho sabemos que el ajo tiene propiedades anticancerígenas, comprobadas en animales de laboratorio. El ajo contiene flavonoides, de la familia de los polifenoles vegetales, eficaces por su actividad antiinflamatoria y sobre todo anticancerígena, mayormente responsables de los beneficios de la dieta mediterránea. Y si al ajo le unimos los polifenoles del AOVE del alioli, tenemos en la mesa, no sólo una delicia culinaria, sino una bomba en la prevención del cáncer!

El ajo ha demostrado su capacidad para prevenir algunos tipos de cáncer. Los beneficios aparecen al consumir un mínimo de un diente de ajo crudo por semana, y sería responsable de una reducción del 59% del riesgo de desarrollar cáncer de estómago, inhibiendo la bacteria H. pylori que lo causa, y pudiendo superar el 70% según otros estudios, incluyendo el cáncer de mama. No obstante, aún se desconoce el mecanismo concreto de actuación del ajo. Probablemente no sea uno sólo, sino una combinación. Lo que sí se ha demostrado es que el ajo protege nuestras células del daño provocado por agentes cancerígenos en el ADN, evitando mutaciones que pueden provocar cáncer. En otro estudio en el que se analizó la sangre de los voluntarios, antes y después de ingerir ajo, se comprobó que hasta 5 genes “protectores” frente al cáncer, fueron activados. Todos estos estudios pueden explicar las propiedades anticancerígenas del ajo, pero desde la perspectiva de la prevención, ya que actualmente no es posible tratar un cáncer con ajo.

Buen provecho!! Si os ha gustado os invitamos a que probéis nuestra receta de Alioli con leche.