Seleccionar página

La cocina con aceite de oliva

La cocina con aceite de oliva no es tan sencilla como parece. Hasta hace pocos años se utilizaba la típica botella de plástico o garrafa para todo. Tanto para aderezar una ensalada, cocinar lentejas o freír calamares. Craso error!

De hecho, uno de los mitos que cayeron hace muy poco tiempo. Se decía que el aceite de girasol era mejor para freír que el de oliva. Y se suponía erróneamente que el aceite de girasol resistía mejor a las altas temperaturas. De hecho, cuantas veces hemos visto a nuestras madres y abuelas reutilizar el aceite de la fritura un millón de veces?

La cocina con aceite de oliva: freír

En este sentido, se descubrió recientemente que reutilizar el aceite de oliva o de girasol crear partículas nocivas para el organismo, incluso potencialmente cancerígenas. El aceite nunca se debe reutilizar, se debe desechar y reciclar en contenedores adecuados.

Efectivamente, por su alto contenido en antioxidantes, soporta mejor las altas temperaturas, y tarda más tiempo en oxidarse. Además, únicamente el aceite de oliva tiene la capacidad de traspasar sus nutrientes, ácido oleico y polifenoles, al producto cocinado. Por lo que no sólo freímos patatas fritas, las enriquecemos!

Es lógico deducir también que este proceso de enriquecimiento sólo es posible si el aceite de oliva utilizado es de calidad. Es decir AOVE (aceite de oliva Virgen Extra), ya que es el único rico en antioxidantes, vitamina E y polifenoles.

Finalmente, se ha descubierto en la cocina con aceite de oliva el proceso de freír es más sano que el de cocer, ya que dichos componentes saludables, en la cocción, se pierden en el agua.