La dieta mediterránea también es buena para la salud de los futuros bebés. Durante el embarazo es importante prestar atención a la dieta. Una dieta rica en verduras, legumbres, productos lácteos y aceite de oliva reduciría significativamente el riesgo metabólico en el feto. Los beneficios de la dieta mediterránea eran ya conocidos por los habitantes de Grecia, Creta o Italia. Esta dieta se compone de verduras, aceite de oliva virgen extra (AOVE), cereales integrales y productos lácteos como el yogur. Actualmente ha sido objeto de numerosos estudios que han destacado sus beneficios para la salud, en particular para el corazón, así como para mantener la línea o retrasar el envejecimiento cerebral.

Dieta Mediterránea también para los niños

comprar aceite de oliva Los OmeyaHasta ahora, sólo escasos estudios se habían dedicado a mostrar las virtudes de la dieta mediterránea en la salud de los niños. No obstante, estos nuevos trabajos de investigadores españoles publicados en el Journal of Pediatrics tienen como objetivo evaluar si la dieta mediterránea durante el embarazo influye en el crecimiento y el riesgo metabólico (presión arterial o colesterol) en los recién nacidos. Los investigadores estudiaron a más de 2700 mujeres de Asturias, Guipúzcoa, Sabadell y Valencia, además del peso y la estatura de sus hijos hasta los 4 años. También se les realizaron pruebas de sangre y presión arterial, a los 4 años.

Los investigadores observaron que la dieta mediterránea tenía consecuencias positivas en el desarrollo de los recién nacidos. Las mujeres embarazadas que siguieron esta dieta presentaron un 32% menos de probabilidades de tener hijos con sobrepeso al nacer que las que no siguieron esta dieta. Sílvia Fernández, autora del estudio, señala además que las madres que no siguieron esta dieta eran más jóvenes y consumían más calorías, en comparación con las mujeres que si siguieron la dieta mediterránea.

Estos descubrimientos apoyarían la hipótesis de que una dieta saludable durante el embarazo puede tener un efecto beneficioso en el desarrollo del niño, y mostraría la existencia de posibles patrones dietéticos compartidos entre madres e hijos y modificaciones epigenéticas que regulan el metabolismo del feto. Sin embargo, el estudio no mostró una correlación entre la dieta mediterránea durante el embarazo y una reducción en el riesgo metabólico durante la infancia, aunque podrían aparecer más adelante.

Durante el embarazo, se recomienda tener especial cuidado en la dieta. Se recomienda mantener una dieta variada y equilibrada que proporcione los nutrientes necesarios para la madre y del bebé. Frutas y verduras diarias, cereales integrales, productos lácteos, y proteínas y grasas de forma moderada, y desde luego en forma de aceite de oliva extra virgen!

 

Si te ha gustado este artículo te invitamos a que leas: Aceite de girasol

ANTES DE IRTE...
No olvides suscribirte a nuestra newsletter
para enterarte de todas nuestras ofertas y novedades
He leído y acepto la política de privacidad
¡SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER!
para enterarte de todas nuestras ofertas y novedades
No compartiremos nunca tu información personal.
He leído y acepto la política de privacidad