Sélectionner une page

Acebuche

Aucun produit ne correspond à votre sélection.

Aceite de acebuche

El acebuche es un olivo silvestre, adopta formas de arbusto o matorral. Su nombre científico es Olea Europaea var. sylvestris, de la misma especie del olivo, pero salvaje. Sus tallos son más recios y robustos que los del olivo, las hojas más anchas y redondeadas, y el color más intenso.

Olivo salvaje

El acebuche puede alcanzar hasta 10 metros de altura, pero es poco usual. Lo normal es que adopte forma de arbusto o matorral.

En consecuencia, son plantas muy resistentes a la sequía, se adaptan bien a suelos pobres, y pueden tener incluso espinas. Es sin embargo muy sensible al frío, sobre todo a las heladas.

En los banquetes de los famosos emperadores romanos nunca podía faltar un buen aceite de acebuche, ya que lo consideraban un manjar de dioses.

Las propiedades del aceite de acebuche fueron disfrutadas en la antigüedad por emperadores romanos. Y es que, se cree que la rama de olivo de la victoria en realidad pertenecía a esta variedad.

Es realmente una joya de la gastronomía por sus sabores frutales y silvestres que varían en cada cosecha.

El aceite de acebuche contiene tres veces más Vitamina E y tocoferoles que los aceites de oliva convencionales. Por ello, tiene grandes propiedades dermatológicas y antioxidantes.

Aceite de acebuchina

Crecen en cualquier parte de clima mediterráneo seco, junto con quejigos, alcornoques y encinas. De hecho, son el alimento favorito de las aves en otoño cuando necesitan un aporte extra de grasas, y también del ganado.

Su fruto, la acebuchina, es igual que una aceituna pero más pequeña, y produce mucha menos cantidad, aunque su calidad es exquisita.

Mientras que se recolectan cientos de miles de hectáreas de olivar cada año en casi toda España, el aceite de acebuche pasa a menudo desapercibido.

Aunque suele ser de menor tamaño hay ejemplos de acebuches majestuosos, con frutos de menor tamaño que rara vez se recolectan.

Por ello, y por la dificultad lógica de su recolección, sólo se suele encontrar aceite de acebuche « casero », ya que su producción es poco rentable. Se encuentran en abundancia en la provincia de Cadiz.

La cantidad de polifenoles y antioxidantes que contiene el aceite de acebuche Balcón del Sur triplica la del aceite de oliva.

La recolección de las acebuchinas es bastante compleja, ya que son olivos silvestres, en zonas escarpadas. Esto hace que su precio suba y solo quienes quieren darse un buen capricho puedan beneficiarse de las propiedades del aceite de acebuche.

Se pueden encontrar acebuches u olivos silvestres por todo el sur de España, muy resistentes a la sequía y adaptados a suelos pobres. En particular, en la provincia de Cádiz existen varias plantaciones en el Parque Natural de la Sierra de Grazalema.

Sin duda, de este aceite debemos destacar es su sabor, aroma y matices a hierbabuena, tomillo y romero. Ideal para aderezar carnes y pescados.

Comprar aceite de acebuche

Beneficios del aceite de acebuchina para tu salud

Un grupo de investigadores de la Universidad de Sevilla ha demostrado que una dieta enriquecida en aceite de acebuchina reduce la presión arterial.

Esta vez, un grupo de Fisiopatología Cardiovascular del Departamento de Fisiología de la Universidad de Sevilla, se ha centrado en el aceite de acebuche.

En particular, la investigación ha demostrado que una dieta enriquecida en aceite de acebuchina permite disminuir los valores de presión arterial. Además, la reducción de la hipertensión es superior a la obtenida con aceite de oliva virgen extra.

Dado que el acebuche es un olivo silvestre, que adopta formas de arbusto o matorral, su aceite es poco rentable. Efectivamente, la cantidad de fruto que da el acebuche es bastante inferior a la que produce el olivo.

La investigación

Este grupo de investigación, lleva más de 20 años investigando los mecanismos fisiopatológicos implicados en el desarrollo de la hipertensión arterial (HTA). Buscan productos naturales que ayuden a paliar el daño orgánico causado por esta alteración.

Debemos destacar que apenas existen datos sobre la composición y el potencial terapéutico del aceite de acebuchina. Se centran sobretodo en la composición y efectos farmacológicos de las hojas del olivo y del aceite virgen extra.

Durante su investigación, se suministró a ratones una dieta enriquecida con aceite de acebuchina o aceite de oliva virgen extra.

Se constató que el aceite de acebuchina reducía de «manera significativa» los valores de presión arterial en los sujetos hipertensos.

Además, los resultados fueron superiores a los alimentados con una dieta enriquecida en aceite de oliva virgen extra.

Los mismos resultados se obtuvieron en el estudio del estrés oxidativo ocular producido por la HTA.

Recordemos que la HTA constituye un importante factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades vasculares de la retina. Estas enfermedades están asociadas con patologías oculares, cataratas, glaucoma, degeneración macular asociada a la edad y las coroidopatías.

Patente en curso

El grupo de investigadores ha solicitado una patente a la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM).

Se refiere al « Uso del aceite de acebuchina en el daño retiniano asociado a la hipertensión arterial y patologías retinianas asociadas a la misma ».