Sélectionner une page

Hojiblanca

Aucun produit ne correspond à votre sélection.

Aceite hojiblanca

El aceite hojiblanca posee tonos dorados y sabor suave (un aceite intermedio entre el arbequina y el picual). Apreciamos atributos dulces al inicio y ligero sabor picante en la garganta la final.

Esta variedad de olivo se caracteriza la tonalidad blanca del envés de sus hojas, de ahí su nombre. La aceituna es redondeada y de un calibre medio-alto. Por esta razón, sus aceitunas se usan también como aceituna de mesa.

El aceite hojiblanca tiene unas características medias en cuanto a amargor. Su contenido de ácido oleico es medio, lo que la convierte más resistente a la oxidación a altas temperaturas que otras variedades como la arbequina o la royal.

Por ello, se puede usar para freír y en crudo indistintamente. Por otra parte, es un aceite que « crece » bastante en la sartén, con lo que freír con aceite hojiblanca sale bastante más económico.

Origen

Típico en las provincias de Córdoba, Málaga, Sevilla y Granada. El 16% de la producción de aceitunas de Andalucía. Aceituna redondeada, de calibre medio-alto. Por ello, además de ser utilizada para elaborar aceite, se usa como aceituna de mesa.

Aceite hojiblanca Virgen Extra

Atributos

El aceite hojiblanca tiene generalmente un color verde dorado, aunque depende del estado de maduración del fruto en el momento de la molienda. Cuanto más verde sea la aceituna, más verde será el aceite que se obtenga.

Los consumidores de aceite hojiblanca suelen ser muy fieles al consumo de esta variedad pues tiene un sabor y unos aromas bastante característicos.

Regusto a almendra, notas a hierba fresca y afrutadas como manzana y plátano. Potencia el sabor en gazpachos, salmorejos y pescados azules como el salmón.

Color claro del envés de sus hojas, de ahí su nombre. Originario de Lucena (Córdoba), por eso también es llamada lucentina. Tercera variedad española con unas 200.000 hectáreas cultivadas.

El aceite hojiblanca es de color verde dorado, dependiendo del estado de maduración de la aceituna en el momento de la molienda.

Tiene un sabor y unos aromas bastante característicos, con toques levemente amargos y picantes.

Presenta una amplia gama de sabores, sobresaliendo el dulce y el frutado, picante en la garganta y con un regusto almendrado.

En la cocina, resulta una variedad muy versátil, por lo que es el aceite de oliva monovarietal más comercializado en España.

Es ideal para cremas calientes o sopas, elaboración de pasta, pasteles o marinar pescado. Mantiene un equilibrio perfecto, para quienes buscan un sabor no demasiado intenso sin perder el regusto característico del oro líquido.

Aceituna hojiblanca

Después de la picual y la cornicabra, es la tercera variedad de aceituna más cultivada en España, también conocida como Lucentina, Casta de Lucena y Casta de Cabra.

Su recolección se realiza en los meses de noviembre y diciembre, con una labor más complicada que con otros tipos de aceitunas ya que se engancha más a la rama que otras.

En cuanto a su tamaño se trata de una aceituna media grande y su forma es simétrica. Cuando alcanza el grado de maduración óptimo el aceite hojiblanca presenta un tono rojo violeta.

¿Hojiblanca o Picual?

No hay que elegir…hay que tener los dos! 🙂 Debemos empezar a tratar el AOVE con el mismo « respeto » que tratamos el vino.

Con el vino no dudamos en servir un buen tinto con carnes asadas, y un delicioso blanco para pescado.

Pues con el aceite de oliva Virgen Extra pasa exactamente lo mismo. Utilizaremos el Picual para platos « fuertes » donde el sabor imponente del Picual « realce pero no abrume ».

En cambio, reservaremos el Hojiblanca para creaciones más « delicadas » y salsas, donde queremos dar un « toque » de sabor pero sin que invada el resto de aromas.