El precio del precio del aceite de oliva virgen sube. Esto no es bueno para los consumidores, ni para los productores, que parte de su consumo se va a aceites menos saludables pero más baratos. Por qué oscila el precio del aceite de oliva? ¿Como puede una misma marca duplicar su precio de venta en pocos meses? ¿Existe un precio justo para el oro líquido? Los productores lo venden más caro que hace 4 ó 5 años, pero la producción ha caído mucho. Hacen frente a costes de producción no sostenibles. No obstante la subida del precio se debe a su fuerte demanda junto con la reducción de la producción mundial. Esto ha acabado prácticamente con las reservas de los que controlan el mercado.

Precio del aceite de oliva

El incremento de las temperaturas y la sequía hacen que llevemos varios años de malas cosechas. Además, el segundo productor mundial, Italia, ha sufrido una temida plaga, la Xylella fastidiosa. Arrasando un millón de olivos, y amenaza seriamente a España, con varios casos en Baleares. Las previsiones no son buenas y esto genera especulación en el sector, por lo que el precio del aceite de oliva sube.

El mercado del aceite de oliva es bastante similar al de La Bolsa. Sistemas como el Poolred en España o el Ismea en Italia reflejan vía web muchas de las operaciones de compra-venta a granel. Así productores y compradores conocen en tiempo real el precio medio en origen. A destacar la diferencia de precios que existe en origen entre Italia y España, especialmente en el aceite de oliva virgen extra. Como se especula con el aceite de oliva? Si los distribuidores prevén una mala cosecha en origen se aprovisionan comprando más cantidad a un precio bajo para sacarlo al mercado cuando el precio suba. Así, se amortigua la subida de precios hacia el consumidor final. Sin embargo, si ese aceite almacenado se agota el precio de venta acaba disparandose.

Calidad Vs Precio del aceite de oliva virgen

No todos los aceites de oliva virgen extra son iguales. No cuesta lo mismo producir un litro de aceite verde, con 10 a 20 kilos de aceitunas, que un litro de aceite maduro, con unos 5 kilos. El rendimiento también varía en función del tipo de cultivo. Un olivar ecológico puede producir un 40% menos que uno convencional. Y un olivar tradicional de secano produce mucho menos que uno de regadío. Tampoco es igual un aceite de oliva virgen extra producido en la sierra que en una zona de regadío de cultivo intensivo, fácilmente mecanizables.

Cuando otros alimentos bajan de Precio Aceite Oliva extra sube

Otros alimentos, cereales o aceites de soja, han bajado precios debido a un exceso de producción. El del aceite de oliva ha sido uno de los más alcistas en los mercados. Alcanzando su máximo en la ultima década en 3,6 euros/kg en España. La cosecha española cayó a la mitad debido a la sequía excepcional. Mientras que la Italiana sufrió demasiadas lluvias y plagas, de bacterias e insectos. Según datos del COI (Consejo Oleicola Internacional) la cosecha global mundial cayó a 2,4 millones de toneladas. Un 27% por debajo de la del año anterior. Se mantiene la preocupación que la sequía azote de nuevo este año en España.

Italia ha acentuado sus importaciones de otros países

Italia ha sido tradicionalmente importador de aceite, a pesar de ser el segundo productor mundial después de España. Pero esta última campaña ha tenido que incrementar fuertemente sus entradas de aceite de oliva de países como Túnez. La razón es la escasez y la fuerte demanda de aceite de oliva “Made in Italy” de países como USA y Japón. Ciertamente los Italianos han sido unos maestros a la hora de vender fuera de Italia aceite de oliva virgen extra “made in Italy”. Cuando a menudo es 100% Español. Eso si, envasado con sumo gusto y vendido con habilidad como producto Gourmet. A clientes aún poco expertos en identificar los bueno de lo mediocre o incluso de lo malo.

De hecho, en el mundo el aceite de oliva Español es de lejos el más valorado. Se constata año tras año en los más prestigiosos certámenes internacionales, y se paga un precio justo por él. En particular, nuestros vecinos Italianos, aún siendo el segundo productor mundial de aceite de oliva, no dudan en certificar en sus flamantes etiquetas “Aceite de oliva Español 100%“. Lo venden después con éxito en EEUU o Japón a 20-30 euros la botella de 500ml.

Ante la escasez actual en los mercados el precio del aceite de oliva no cesa de subir. Prácticamente ya no se encuentra virgen extra por debajo de los 3,60 euros/kg en Almazara. La primera consecuencia es el retraimiento del consumo, tanto interno como en exportación. Por desgracia sigue siendo un producto, incluido el aceite de oliva virgen extra, que “debe” ser barato. Es usado “sin piedad” como producto reclamo en las grandes superficies, incluso a pérdidas, trasladando dicha presión de precios al productor.

España importa aceite de oliva!

comprar aceites Oleum HispaniaEs triste pero es cierto, el primer país productor del mundo de aceite de oliva, con más del 50% de cuota de mercado, tiene que importar aceite de sus vecinos productores para mantener el precio del aceite de oliva interno y en exportación bajo. En lugar de dedicar el mismo esfuerzo a educar el mercado. Producto de “lujo” para la salud, con un costoso proceso de producción, que merece tener un precio “justo” equivalente por ejemplo al alcanzado ya hace años por el vino.

No parece razonable que prácticamente todo el mundo acepta pagar 12-15 euros por un buen vino, pero en cambio no pasamos de los 3-4 euros por litro de aceite de oliva 🙁 Los que llevamos tiempo consumiendo AOVE de calidad, y viajamos, y nos sirven en restaurantes de prestigio aceites mediocres, mal conservados, de campañas anteriores, con sabores enranciados…nos tiramos de los pelos! No es aceptable. Si vamos a pagar 70-90 euros por una comida, debemos exigir que nos presentes aceite de oliva Virgen Extra de calidad equivalente.

Problema interno de cultura del aceite de oliva

No es tanto que una campaña sea mediocre, mala o buena, como los niveles irrisorios que alcanza el “Precio Aceite de Oliva” en la distribución en las grandes superficies, donde sigue considerándose un producto “reclamo” para la venta de otros artículos. El precio es increíblemente bajo. El aceite de oliva tiene de hecho el triste récord de ser el producto agrícola con la menor diferencia entre el precio en origen y el precio final que paga el consumidor. Incluso posiblemente vendiendo algunas veces a pérdidas, lo que es ilegal. Este fenómeno traslada una enorme presión de precios a las almazaras en origen.

La Industria se esfuerza desde hace ya unos años en educar al consumidor en que el “precio aceite de oliva extra” actual es demasiado bajo. Es un producto de contrastada calidad y que produce numerosos beneficios para la salud, lo que ya sabían nuestros abuelos. Pero que ahora además vienen avalados por diferentes estudios internacionales. En consecuencia el consumidor debería acostumbrarse a pagar más por el aceite de oliva español.

Triste paradoja del Vodka

En España está sucediendo un lamentable fenómeno a causa de esta pobre valoración interna que hacemos de nuestro Oro amarillo. Aumentan las ventas de aceite a granel para la exportación, al mismo tiempo que se incrementan las importaciones de aceite “menos bueno” de países como Túnez o Marruecos para nuestro consumo interno. Es decir, que vendemos el “bueno” y consumimos el “malo”! Algo así sucede con el Vodka Ruso o el Sake Japonés, donde las marcas de prestigio exportan casi toda su producción. Dejan para el consumo interno el de menor calidad (aunque misma graduación, para el perjuicio de los pobres rusos de a pié…).

Peligro de fraude

comprar aceite Oro del DesiertoAl no haber suficiente “Aceite Virgen Extra” en Italia, lo están importando de países del norte de África. Los mezclan con los italianos, y el resultante lo siguen etiquetando como “Aceite de oliva virgen extra” cuando probablemente ya no lo es. Sea porque su acidez supera los 0,8º o porque sus atributos sensoriales han “disminuido”.

Según los expertos, abogados de Dublín y Bruselas especializados en el sector alimentario, el aceite de oliva, junto con el pescado y los alimentos orgánicos, es uno de los más expuestos al fraude. Motivado en este caso además por las fuertes subidas del “Precio Aceite Oliva” en origen. De hecho, el organismo Italiano encargado de llevar a cabo las correspondientes inspecciones, la ICQRF, contabilizó 50 casos en 2013, 70 en 2014 y se acerca ya a los 100 casos de fraude en lo que llevamos de año 2015, cuadriplicando la cifra del 2013. Arrestando bandas y confiscando aceite de baja calidad. Vendidos como “aceite virgen extra” o “100% aceite de oliva virgen extra orgánico Italiano”.

Por desgracia estas son las primeras consecuencias de estas carencias de producto. Algunos envasadores sin escrúpulos no dudan en mezclar aceite de oliva virgen extra de calidad con aceites de oliva mediocres, originarios de Túnez o Marruecos. Recordemos que la normativa actual sólo exige que la acidez no supere el 0,8º para que un envasador pueda etiquetarlo como Virgen Extra, aunque sepa a ranas podridas.

El futuro nacional del aceite de oliva virgen extra

España debe seguir potenciando su marca internacional. Conseguir subir precio del aceite de oliva virgen extra en origen. Mejorar su penetración en mercado clave tipo Estados Unidos, Japón o Alemania. Países con menor producción y calidad, han conseguido hasta la fecha mucho mejores resultados, como Italia o Grecia. La cultura interna del consumidor nacional debe también mejorar. Alejarse de ese aceite de oliva virgen extra de los lineales de las grandes superficies. Su precio es “imposible” para un auténtico aceite de oliva virgen extra. Y empezar a pagar por un producto de calidad el precio que merece. Este “cambio”, en el caso por ejemplo del vino, se ha hecho desde hace años con éxito, pero no con el aceite de oliva, aunque hay ya indicios claros de que vamos por el buen camino.

Consejos para el comprador final

Evitar las grandes superficies que tienden a utilizarlo como producto “reclamo” vendiéndolo incluso a pérdidas, y conservándolo en malas condiciones, y adquirirlo únicamente en tiendas especializadas, online o de calle, dejándose aconsejar y mirando en detalle el contenido de la etiqueta. Asegurarse de entender aspectos como el origen, la variedad de la aceituna o la fecha de molturación, que debe ser la de la presente campaña. La ausencia de alguno de estos datos le debe hacer desconfiar. Tampoco le de excesiva importancia al “Precio Aceite de Oliva”, que debe sin duda superar los 5-6 euros la botella de 500ml para ser coherente con los precios del aceite de oliva del mercado actuales. Compare el pagar 6 euros por una botella de vino “normal” que le va a durar una comida, con los mismos 6 euros de un buen AOVE que le va a durar semanas.