El Salmorejo es una de las cremas frías tipo gazpacho típicas de España, y sobretodo del sur. Es un plato de textura consistente y muy nutritivo. El Salmorejo es de origen cordobés, de hecho según los cordobeses, debe preparase sin vinagre. Es un plato de origen humilde y popular, muy extendido entre los trabajadores del campo, campesinos y pastores, que seguramente querían aprovechar restos de pan seco. El salmorejo, al igual que el gazpacho es un claro símbolo de nuestra Dieta Mediterránea, y debemos mantenerlo! 🙂

Salmorejo

Ingredientes del salmorejo

Son muy sencillos, ajo de Montalbán, aceite de oliva, sal, y tomates, y desde luego excelente aceite de oliva virgen extra. Los tomates deben estar maduros, lo sabremos por el tacto. También utilizaremos miga de pan de telera cordobesa, para espesarlo, y por encima incorporaremos trocitos de jamón serrano (del bueno, eh!) y huevo duro.

Con el AOVE seremos generosos, no menos de 150ml de aceite de oliva. Si queremos ser fieles al origen del salmorejo, utilizaremos aceite virgen extra de la variedad Picual u Hojiblanca, típicas de la zona de Córdoba. Y desde luego sal, por mucho que quieran aguarnos la fiesta los de enfermedades cardíacas…:-)

AOVE de calidad

Por sabor

El utilizar AOVE de calidad para hacer un buen salmorejo no es capricho. Hay dos razones de peso. La primera es obvia, conseguir un sabor frutado, fuerte, con su toque picante, que nos aporte aromas y sabores genuinos. Y sino, prueben a hacer uno con Virgen Extra y otro con aceite de girasol, y hagan una “cata ciega”, y me entenderán 🙂

Por salud

La segunda razón es por salud. Si cada día de nuestras vidas nos “lubricamos” el organismo con un aceite virgen extra de calidad, fresco, de la presente campaña, con todos sus polifenoles y antioxidantes, no solo disfrutaremos de una larga vida, sino que además tendremos muchos menos achaques que el resto! y eso vale la pena por unos eurillos de más…

Marcas de AOVE para cocinar salmorejo

Recomendamos utilizar por supuesto aceite de oliva virgen extra de calidad, nada que hayas encontrado en un “súper”. Te tienes que haber gastado por lo menos 8-9 euros en la botella de 500ml. Dicho esto, es mejor elegir una variedad tirando a dulce, como puede ser la Arbequina, Manzanilla o Empeltre. La razón es que no queremos que un Picual de Jaén o Córdoba, o una Cornicabra Toledana nos invada los sabores propios del salmorejo! 🙂

  • En Manzanilla nuestro favorito es Molisur, un AOVE de Málaga, con un buen frutado, pero sin apenas picante y amargor, realzará el sabor del salmorejo
  • Si optamos por la Arbequina, la mejor para nosotros es la de Oli d’Arbeca, una clásico producido en la cuna de esta variedad, en una cooperativa con décadas ya de trabajo meticuloso y profesional a sus espaldas
  • Por último, para la Empeltre, aconsejamos, o La Calandina, muy aromático, afrutado suave, ideal para consumo en crudo, o Molino Alfonso, de las primeras olivas de la campaña, muy fresco y aromático, ambas de la zona típica de esta variedad, el Bajo Aragón.

Receta de salmorejo

Parece sencillo, pero como se hace prepara un buen salmorejo realmente? Si contamos con una Thermomix, felicidades! gran robot, nosotros en casa le metemos un ladrillo y nos sale un panaché de verduras increíble 🙂 nos quedará un salmorejo muy fino. Pero si contamos sólo con una batidora, felicidades también, en Córdoba hace 100 años no tenían Thermomix, y seguro que les salía delicioso. Además somos muchos a los que no nos importa para nada encontrarnos con un algún trocito de tomate o pan en nuestro salmorejo. Lo serviremos como crema de un primer plato.

  • Limpiar bien los tomates y cortarlos en cuartos. Añadirlos en un bol grande y triturarlos con la batidora hasta convertirlos en una salsa líquida
  • Pasar la salsa de tomates por un colador para retirar trozos de piel y pepitas que hayan quedado
  • Cortar el pan en trozos pequeños y los añadirlos a la crema de tomate, y dejarlo reposar 10 minutos, para ablandar el pan y poderlo batir más fácilmente después
  • Pelar el ajo y quitarle el centro para que no repita, y añadirlo a la salsa anterior
  • Verter el aceite virgen extra junto con la sal
  • Finalmente lo pasaremos por la batidora o la Thermomix para que quede súper fino, y lo iremos probando por si hay que añadir más sal
  • Ya por último, hay que tener paciencia, porque el salmorejo se sirve frío! por eso lo debemos dejar un par de hora en la nevera antes de comerlo

Recomendamos servirlo en un plato hondo o cuenco. No olvidemos las virutas de jamón ibérico o serrano, pasándolas previamente por una sartén para que estén crujientes. Añadiremos los trocitos de huevo duro, y de nuevo un chorro de buen aceite de oliva virgen extra de Córdoba 🙂 Por último, sabed que existe consejo regulador del salmorejo, el cual recomienda variantes con pimiento, pepino, cebolla, remolacha o zanahoria.

ANTES DE IRTE...
No olvides suscribirte a nuestra newsletter
para enterarte de todas nuestras ofertas y novedades
He leído y acepto la política de privacidad
¡SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER!
para enterarte de todas nuestras ofertas y novedades
No compartiremos nunca tu información personal.
He leído y acepto la política de privacidad