El queso es un alimento perecedero y surgió hace muchos años como una manera de conservar la leche. Según una leyenda, un mercader que realizó un largo viaje, puso la leche en un recipiente fabricado con cuero, y al consumirla se dio cuenta de que ésta había fermentado. De ahí el origen del queso. El queso se almacenaba en épocas de escasez y se consideraba un alimento indispensable para largos viajes, ya que tenía una buena conservación, muchas grasas, proteínas calcio y fósforo. Se dice que fué Cristobal Colón quien incluyó el queso en aceite en los alimentos que llevaba su tripulación, al tratarse de una forma natural de conservación.

Elige la variedad de aceite para cada queso

comprar aceite oro san carlosLos apasionados de los quesos siempre tenemos éste alimento en nuestros hogares ya que hay infinitas formas de comerlo. Para poder conservarlo largos períodos de tiempo en perfectas condiciones, además de potenciar su sabor, se suelen introducir en Aceite de Oliva Virgen Extra realizando un maridaje estupendo. Gracias a esto se acentúan sus cualidades organolépticas. También le proporciona una gran explosión de sabores y aromas fuertes e intensos. Si combinamos bien los diferentes tipos de queso con las diferentes variedades de Aceite de Oliva Virgen Extra, experimentaremos un exquisito manjar sacándole el máximo partido a estos alimentos indispensables en nuestra querida dieta Mediterránea.

Los aromas y sabores de nuestros AOVES potencian el perfil aromático del queso, dándole un excelente toque. Las variedades más convenientes para maridar nuestros quesos son arbequina, hojiblanca, cornicabra y picual. Aunque todo depende del gusto de cada consumidor.

Clasificación

  • Quesos azules: Es caracterizado por tener una acidez muy intensa y en algunas ocasiones por el picor. Lo más aconsejable es combinarlo con sabores dulces y suaves, como la variedad “Arbequina” que tiene matices afrutados de plátano y manzana.
  • Quesos de oveja: Son característicos por tener un gusto ligeramente amargo e intenso, con aromas lácticos y vegetales. Conviene utilizar la variedad “Hojiblanca” al aportar un ligero picor. Se aprecian notas de almendra y hierba fresca.
  • Quesos manchegos: Tienen un sabor levemente ácido, fuerte y muy sabroso ya que son elaborados con leche de oveja de raza manchega, los quesos muy curados son más bien picantes. Se le deben aportar aromas con ligero picor como los de la variedad “Cornicabra” ya que tienen olores a fruta verde y manzana.
  • Quesos de cabra: Este tipo de queso presenta una gran mantecosidad que se mezcla con aromas lácticos y suaves. Se caracteriza por ser ligeramente salado, tener un picante moderado y por su baja acidez. La variedad “Picual” le aporta amargor, con notas de frutado verde, olivo, higuera y tomatera.

Recomiendo que siempre que obtengáis un buen queso de calidad, elaboréis un exquisito queso en aceite para deleitar a nuestros invitados e incluso a nosotros mismos. Si es mucha cantidad para comer en un tiempo limitado, merece la pena hacerlo, en lugar de dejarlo secar. Así tendremos un aperitivo perfecto que ganará con el tiempo, potenciando el perfil aromático del que os hablaba. Disfrutándolo con un buen vino tinto y una hogaza de pan podremos hacer un buen aperitivo con buen gusto.

Si te ha gustado este artículo te gustará también este: Aceite de oliva contra el cáncer

 

ANTES DE IRTE...
No olvides suscribirte a nuestra newsletter
para enterarte de todas nuestras ofertas y novedades
He leído y acepto la política de privacidad
¡SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER!
para enterarte de todas nuestras ofertas y novedades
No compartiremos nunca tu información personal.
He leído y acepto la política de privacidad