Beneficios del aceite de olivaDesde la antigüedad se conocen los beneficios del aceite de oliva para la salud. Antiguamente ya se usaba como cicatrizante y balsámico o para el cuidado de la piel. Pero los estudios científicos de los últimos años van mucho más allá y amplían de manera espectacular los beneficios del aceite de oliva otorgándole la etiqueta de Medicamento. En particular los beneficios del aceite de oliva son notables en las enfermedades cardiacas, colesterol, pero más recientemente, cáncer y en particular cáncer de mama.

Beneficios del aceite de oliva en las enfermedades cardíacas

Hasta un 30% de disminución del riesgo de fibrilación auricular. Dirige el estudio Miguel Ángel Martínez-González, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra. Después de que el estudio de PREDIMED avanzara un 66% de reducción del riesgo de sufrir problemas circulatorios en las extremidades este nuevo estudio afianza la creencia de que no solo con medicamentos, sino también con la dieta y en particular el consumo de aceite de oliva , se puede combatir las enfermedades cardiovasculares, que tienen ya un perfil de epidemia en nuestro país y en el mundo. La autoridad sanitaria europea sobre salud alimentaria (EFSA) se ha concentrado en un estudio en personas sobre la influencia beneficiosa del aceite de oliva . En realidad solo aquellos aceites de oliva con una concentración en polifenoles superior a los 300 mg/kg

El aceite de oliva  disminuye el riesgo de arritmias

Las enfermedades cardiovasculares, consideradas ya en nuestras sociedades modernas, como Epidemia, afectarán, en el caso de las arritmias, a 1 de cada 4 personas a los largos de sus vidas. El articulo que publica la UN (Universidad de Navarra) y publicado en Circulation (revista nº1 mundial en cardiología) así lo describe, y propone una estrategia dual de aceite de oliva  y frutos secos. Se ha demostrado además que el riesgo debido a problemas circulatorios en las extremidades se reduce por encima del 60%.

Reduce el colesterol

Y no todos los aceites lo hacen. Los aceite de palma o coco, por ejemplo, están compuestos de grasas saturadas, no comportan los beneficios del aceite de oliva, y son perjudiciales para la salud. Los mismo con las grasas poliinsaturadas. Las únicas que está demostrado ayudan a controlar los niveles de colesterol, son las grasas monoinsaturadas, como las contenidas en el aceite de oliva.

Beneficios del aceite de oliva en la prevención del cáncer

Estudio italiano sobre los beneficios del aceite de oliva y de la Dieta Mediterránea. Dirige el estudio Licia Iacoviello y Marialaura Bonaccio, del Instituto Neurológico Mediterráneo EUROMED en Italia. Se realizó sobre un grupo de personas sanas de 35 años o más. Se conoce que un recuento de plaquetas y glóbulos altos, estadísticamente, corresponde a un patrón de enfermedades cardíacas y cáncer. La dieta mediterránea muestra que el consumos regular de aceite de oliva  reduce el número de plaquetas y glóbulos blancos.

El aceite de oliva previene el cáncer de mama

El factor responsable sería el hidroxitirosol, un potente polifenol antiantioxidante, que se encuentra en el aceite de oliva , y que tendría un efecto beneficioso en las mujeres con riesgo a padecer cáncer de mama. El estudio ha sido realizado por el Hospital Metodista de Houston, Estados Unidos. También lo confirma un estudio de la Universidad de Barcelona (UB), aunque se debe tomar el estudio con prudencia, ya que no se ha demostrado que el aceite de oliva  cure el cáncer de mama, sino que ralentizaría o atenuaría su actividad maligna. Después de 30 años de estudios en ratas, el equipo multidisciplinar de la UB ha concluido que estos efectos se ven reducidos con una dieta rica en estos ácidos grasos, lo que viene a coincidir con la menor incidencia en general del cáncer en países de la cuenca mediterránea, donde es más común el consumos de estos aceites, inhibiendo la proliferación de células tumorales. Se cree también que los beneficios del aceite de oliva podrían tener efecto desde tempranas edades por su efecto protector de la glándula mamaria. Por el contrario, otras grasas saturas u omega 6, según el Dr. Estrich, acelerarían estos procesos malignos.

El aceite de oliva  como transportador de medicamentos contra el cáncer

Un nuevo beneficio que se añade a la ya extensa lista. Investigadores de Granada y Málaga han conseguido demostrar las ventajas de transportar los fármacos oncológicos en microcápsulas construidas a partir de aceite de oliva , material biocompatible, que se disuelve junto con el fármaco en el torrente sanguíneo y permite penetrar en las células en su justa medida. El responsable es el ácido oleico, componente principal del aceite de oliva . En menor proporción encontramos otros ácidos grasos saturados, el palmítico y el esteárico. El aporte de vitaminas es también relevante, carotenos (vitamina A) y alfa-tocoferol (vitamina E), junto con pigmentación clorofílica, además de bioelementos del tipo hierro, calcio y manganeso, y fitosteroles.

Este coctel es el responsable de la inhibición de la oxidación de las membranas celulares de nuestro organismo, y explicaría el porqué la grasa animal del jamón serrano es beneficiosa, y se explicaría porque el cerdo ha sido alimentado con bellotas, que contienen dicho ácido oleico, como las aceitunas. Por el contrario el consumo de otras grasas no oleicas aumenta la sensibilidad de las membranas celulares a los radicales libres y en consecuencia a la oxidación, aumentando por ejemplo el riesgo de trombosis.

Otros beneficios del aceite de oliva

El aceite de oliva como analgésico y poder cicatrizante. Según el científico Julián Taylor del Hospital Nacional de Parapléjicos, el aceite oleico permitiría disminuir un dolor harto complicado de tratar, el neuropático, o hipersensibilidad al dolor provocado por estímulos que normalmente no lo causan, como el tacto.
El aceite de oliva es también eficaz para frenar hemorragias en pequeñas heridas, y acelerar su cicatrización.

Beneficios del aceite de oliva contra la arteriosclerosis

El estudio se realizó en ratones (Laboratorio de Genética Bioquímica en Lagenbio, Zaragoza), y no solo mejoraban su comportamiento muscular y motor, sino que además el índice de supervivencia en estos animales crecía. Se calcula que la aplicación a humanos equivaldría al consumo diario de unas 8 cucharadas soperas, es decir unos 120 gramos/día. Estos estudios, aunque realmente esperanzadores, necesitarán probarse en humanos, para confirmar que se producen los mismos efectos.
Nos lo confirma también el prestigioso doctor José Manuel Fernández-Real y la empresa PREDIMED. Afirman que consumir 1 o 2 cucharadas de aceite de oliva, y mejor aceite de oliva , aumenta la densidad ósea y retrasa y/o evita la osteoporosis.

Reducción de riesgo de úlcera gástrica

Al reducirse la acidez de la mucosa esofágica, frenando y regulando el vaciado del estómago al duodeno, y reduciendo el grado de acidez gástrica.

Controla la diabetes

Contamos con el aceite de oliva como gran aliada para mantener a raya la diabetes. El desequilibrio en el organismo que produce la diabetes no sólo afecta a la glucosa, sino también a lípidos y proteínas, perturban de manera importante el metabolismo. Por ello, para los enfermos con diabetes mellitus, gracias al aceite de oliva , controlarán mucho mejor sus índices glucémicos.

Fertilidad masculina

Desde la Universidad de Cuyo (UNC) nos llega este interesante experimento en conejos. Al alimentar a los conejos con grasas poco saludables, se observa que las membranas de sus espermatozoides se hacen más gruesas y pierden eficacia en la fecundación. Inversamente, al sustituir dichas grasas por aceite de oliva  se observa que los niveles de colesterol disminuyen y ser revierte la situación. Se piensa que este fenómeno es totalmente extrapolable al hombre, si bien, cabe insistir en los niveles altos de colesterol no siempre se deben a una mala alimentación, pueden tener orígenes genéticos por ejemplo, y por ello consumir aceite de oliva  en lugar de grasas no saludables no siempre funciona.

Mejora cognitiva

Lo demuestra un estudio de Predimed, iniciado en el 2003, relacionando el modelo de nutrición con aceite de oliva  y las complicaciones cardiovasculares, disminuyendo hasta un 30% los riesgos de infarto de miocardio, incluso aparecen mejoras cognitivas relevantes.