Seleccionar página

Málaga

Mostrando los 3 resultados

Aceite de Málaga, la provincia cuenta actualmente con unas 130.000 hectáreas de olivar. En particular, ha destacado en los últimos años en la producción de aceites virgen extra (AOVE) de gran calidad.

Por ello, sus aceites han sido premiados tanto a nivel nacional como internacional. Parte de esa producción está protegida bajo la Denominación de Origen de Aceites de Antequera.

Aceites Málaga

Existen distintas variedades, y las más importantes son: hojiblanca, verdial, nevadillo, lechín y manzanilla Aloreña. La verdial de Vélez se caracteriza por su sabor afrutado y dulce, muy apropiada para ensaladas.

Esta variedad no debe confundirse con la verdial de Badajoz, y es la última en cosecharse en Málaga.

Por su lado, la hojiblanca es una de las más importantes tanto en Málaga como en el resto de Andalucía. De hecho, representa un 15% de la producción total de Andalucía. Su aceite de oliva, en el caso de cosecha temprana, es verde intenso con un tono dorado.

Su sabor es suave, aroma frutado a hierba fresca, ligero amargor, picor en garganta y regusto final almendrado.

La variedad manzanilla aloreña, es conocida sobretodo por su uso como aceituna de mesa. Es de hecho una de las más abundantes en Málaga.

Se trata de un tipo de aceituna muy apropiada para obtener un AOVE con una dulzura muy particular.

También, la lechín de Sevilla es un aceite de Málaga con sabores vegetales, amargor medio y postgusto a almendra verde.

Existen además otras variedades secundarias como la campiñesa, la koroneiki, la picuda, la vidueña, la nevadillo blanco, la pico limón, la cornicabra, la arbequina la picual o la gordalilla, a las que hay que añadir la acebuchina u oliva silvestre.

Mejores aceites de Málaga

Para que Málaga tenga un aove de máxima calidad ha hecho falta un cambio de paradigma, derribar ideas de siglos en las que la aceituna había que recogerla muy madura. Y se decía: «A esto aún le queda un poquito más. Esperemos.».

Desde hace unos 30 años, la tendencia comenzó a cambiar, y se comenzó a trabajar en que la aceituna se recolectase en su momento preciso así como las técnicas de recogidas.

El resultado fue espectacular, con AOVE de gran calidad, mirando con orgullo a los aceites de sus vecinos. Una revitalización apabullante que ha puesto en el mapa las cuatro zonas olivareras malagueñas.

Adelantar la recogida fue un punto de inflexión para el sector en Málaga. La tradición decía que la aceituna se recogiera muy oscura, signo de madurez, pero ello conlleva las pérdida de los polifenoles (antioxidantes), una de sus principales virtudes. Se ganara mucho en rendimiento, pero no había conciencia de que se perdía en calidad.

Al recoger la aceituna mucho antes de su madurez, en envero (cambio de verde a morado), despertaron el sabor, el olor y las propiedades nutricionales, naturalmente presentes en este fruto. Según algunos expertos, un 50% morado, 25% verde y otros 25% de negro es el punto exacto de madurez.

El último paso hacia la excelencia fue modernizar la recogida, separando la ‘aceituna de suelo’, que no da un aceite de calidad, de la ‘aceituna de vuelo’.

¿Dónde comprar aceite en Málaga?

Ejemplos de estos cambios son los premios otorgados en el World Olive Oil Competition de Nueva York (NYIOOC) 2020, donde cinco aoves malagueños fueron catalogados como los mejores del mundo:

Único de Mondrón (Verdial), El Milenario (Verdial de olivos milenarios), One Bio (Hojiblanca), Finca La Torre selection (Hojiblanca bio) y Legado (Hojiblanca).