Diputados españoles han solicitado incluir la gastronomía española en la lista del patrimonio cultural nacional. A partir de ahora nuestra cocina, caracterizada por su diversidad formará parte de las joyas del país. La semana pasada el congreso de los diputados aprobó un proyecto de ley para incluir nuestra cocina en esta selecta lista.

Los responsables de impulsar esta iniciativa han sido por un lado la academia gastronómica nacional. Y por el otro prestigiosos cocineros, pasteleros, catadores y someliers, especialistas del sector de la restauración. El orgullo de cada español por su cocina ha conseguido al final el apoyo legal que merecía.

Realmente esta ley tiene su lógica, algunos de los productos locales son únicos en el mundo. El jamón, chorizo, quesos de cabra y oveja, y la complejidad y particularidades de nuestra cocina, a la par con nuestra historia.

Cocinar con aceite de oliva

La cocina española es una representación de las diferentes culturas que han poblado nuestro país., ligures, romanos, visigodos, celtas y tribus ibéricas. En el 711 empezó la ocupación árabe, que nos trajo las salsas picantes, condimentos, cominos, azafrán, avellanas, higos y por supuesto, el aceite de oliva.

En el Levante y Andalucía particularmente prosperó las plantaciones de olivos y naranjos. En las regiones de Valencia y Alicante, el arroz. El cual se mantiene como un producto importante de estas zonas hasta nuestros días, así como la paella.

Más adelante en el resto de España surgieron reinos y principados (Castilla, Aragón, Navarra) los cuales se fusionaron como un único estado hasta finales del siglo XV, y muchas de las regiones mantuvieron sus tradiciones culinarias, como Cataluña y el País Vasco.

De la mesa de los indios a la mesa del Rey

El segundo momento importante para nuestra cocina fue el descubrimiento de América, en 1492. No sólo nos llegó oro y plata, sino también cacao, tomate, pimienta, maíz, caña de azúcar, tubérculos y patatas. Nuestros cocineros experimentaron con esos nuevos y desconocidos ingredientes, algunos de ellos ahora universales.

La fama de nuestros cocineros traspasó las fronteras del viejo mundo. Pronto llegaron cocineros franceses e italianos. Los franceses influyeron fuertemente la «nueva cocina vasca» y los Italianos aportaron notas mediterráneas al pan y pasteles.

Los visitantes extranjeros apreciaban la simplicidad de las recetas españolas, y hasta nuestros días se puede encontrar en restaurantes de prestigio platos simples como sopas, fritos, bacalao, croquetas, judías verdes con jamón, y el famosos chorizo.

Aceite de oliva, jamón y productos del mar

Son los tres pilares sobre los que reposa la cocina española. El sol ardiente permitió a los agricultores disfrutar de generosas cosechas de olivas y producir el mejor aceite de oliva del mundo.

La fértil tierra proveyó de alimento a los cerdos negros, a partir de los cuales se fabrica el jamón de bellota ibérico. El mar fue generoso también en marisco, pulpos, centollos y cangrejos.

Todos estos productos enumerados son además de gran valor nutritivo y saludables. No es casualidad que España ostente la mayor longevidad en Europa, con 82,2 años de media.

Entre los productos que un español medio ingiere semanalmente se encuentran las carnes rojas y blancas, pescado y marisco (pulpo, calamares, mejillones,…), frutos secos, arroz, quesos de cabra y oveja, chorizo y jamón, leche, huevos, aceite de oliva, legumbres, fruta y pan.

Cocinar con aceite de oliva es en particular un obligado de las cocinas españolas. Que sea en crudo en ensaladas y verdura, frituras o asados, en salsas o postres. También se utiliza en multitud de conservas, como el atún.

Conservas con aceite de oliva

Conservas con aceite de oliva? Hoy voy a explicar unas técnicas para conservar los alimentos. Así facilitar y agilizar el trabajo en la cocina. Según el tipo de conserva y si se hace en óptimas condiciones se puede alargar el período de conservación durante años.

Hace mucho tiempo, en los territorios donde se iba asentando el olivo, cubrían los alimentos con Aceite de Oliva, como conservante casero. Después podían consumirlo con otros platos elaborados con ese mismo Aceite de Oliva aromatizado.

Historia de la conservación

En el año 1809, el francés Nicolas Appert dio a conocer un método para elaborar conservas con aceite de oliva de larga duración. En 1862 Louis Pasteur precisó el proceso de esterilización de los alimentos. A partir de este momento la industria conservera se ha desarrollado y perfeccionado hasta hoy en día.

Aunque nada mejor que hacerlo en casa y con productos de la máxima calidad. Desde siempre hemos tenido la necesidad de conservar los alimentos en las épocas de escasez o abundancia. O consumir productos que no son de temporada durante todo el año de una forma natural, barata.

Sobre todo en los pueblos donde hay muchos huertos y árboles frutales permitiendo mantener así sus vitaminas, nutrientes y proteínas sin conservantes ni colorantes. El momento perfecto para hacer conservas es en verano, ya que en ésta época abundan los productos de temporada.

Aceite de oliva como conservante

Tiene un poder conservante casero natural. Esto es debido a su alto contenido en polifenoles y Vitamina E. Se trata de potentes antioxidantes naturales que aíslan los alimentos frente a microorganismos patógenos que los deterioran. Se garantiza así su total salubridad.

Es por eso que es mucho mejor utilizar un excelente Aceite de Oliva Virgen Extra como conservante casero con un alto contenido en polifenoles. Los mejores son los de las variedades Picual y Cornicabra. El aceite de la variedad Picual es muy frutado con un toque amargo y ligeramente picante.

Ideal para conservar alimentos crudos como el queso en aceite o verduras en conserva. El aceite de la variedad Cornicabra es muy aromático y con mucha personalidad. Posee un curioso sabor a frutos exóticos y un ligero picor. Es perfecto para aportar un toque diferente en alimentos elaborados en crudo o cocinados.

  • Escabeche: perfecto para pescados o carne de caza, siempre cocinándolos previamente. Se elaboran con aceite, vinagre, sal, especias, ajo e incluso azúcar.
  • Marinado: se utiliza en carnes y pescados como una manera de aromatizarlos y para ablandarlos. Sus ingredientes son el aceite, además de vinagre y/o vino y diferentes condimentos.

En Aceite de Oliva Virgen Extra, se introducen los alimentos en crudo o cocidos en botes de cristal envasándolos al vacío. Así el aceite actuará como barrera para que el oxígeno no entre en contacto con el producto. El resultado será poder conservarlos por un período de tiempo más largo.

Quien conserva encuentra. No hay nada más gratificante que entrar en nuestra despensa con los estantes llenos de botes de conserva que hemos preparado nosotros mismos. Así que os animo a que os pongáis manos a la obra.

Si te ha gustado este artículo te gustará también este: Los Omeya Picual Hojiblanca

ANTES DE IRTE...
No olvides suscribirte a nuestra newsletter
para enterarte de todas nuestras ofertas y novedades
He leído y acepto la política de privacidad
¡SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER!
para enterarte de todas nuestras ofertas y novedades
No compartiremos nunca tu información personal.
He leído y acepto la política de privacidad