Y es que ante la escasez actual en los mercados el precio del aceite de oliva no cesa de subir. Prácticamente ya no se encuentra virgen extra por debajo de los 3,60 euros/kg en Almazara. La primera consecuencia es el retraimiento del consumo, tanto interno como en exportación. Caídas del 14% y 18% respectivamente. Por desgracia sigue siendo un producto, incluido el aceite de oliva virgen extra, que “debe” ser barato. Es usado “sin piedad” como producto reclamo en las grandes superficies, incluso a pérdidas, trasladando dicha presión de precios al productor.

Antes el alza del precio del aceite de oliva…importaciones!

Es triste pero es cierto, el primer país productor del mundo de aceite de oliva, con más del 50% de cuota de mercado, tiene que importar aceite de sus vecinos productores para mantener el precio del aceite de oliva interno y en exportación bajo. En lugar de dedicar el mismo esfuerzo a educar el mercado. Producto de “lujo” para la salud, con un costoso proceso de producción, que merece tener un precio “justo” equivalente por ejemplo al alcanzado ya hace años por el vino.

Las importaciones en lo que llevamos de año ya han duplicado las totales del 2013-2014. Todo el mundo mira ya con inquietud la próxima campaña, muy amenazada por la sequía. Según Infoliva será sólo “regular”, entorno a los 1,3-1,4 millones de toneladas, y lejos de los 1,8 millones de la campaña 2013-2014.

Y es que el aceite de oliva…no tiene precio!

Y ahora podría haberse demostrado que cura también las enfermedades graves intestinales. Lo publica el Instituto de Investigación de Mesina, en Sicilia. Aclara los mecanismo de actuación del aceite de oliva a nivel molecular, y experimentando con ratones. Los animales afectados por este tipo de enfermedades como la isquemia intestinal muestran una clara tendencia a la recuperación. Contrariamente a aquellos que no recibieron el tratamiento con aceite de oliva.

Los especialistas destacaron la capacidad del aceite de oliva en prevenir la trombosis intestinal. Esta conduce a la peritonitis, y a un desenlace fatal. Por ello aconsejan sin duda incluir en las dietas de este tipo de enfermos un ración de aceite de oliva. Jugaría un papel de Medicamento en la curación de las isquemias intestinales, enfermedad que impide la correcta irrigación sanguínea del intestino.

Basf sin embargo aporta esperanza!

Gracias a su nuevo insecticida Fastac Fly. Y es que hay que saber que la mosca del olivo (Bactrocera Oleae) produjo la campaña anterior tanto en España como en Italia pérdidas al agricultor que pueden oscilar entre el 40% y el 80% de la cosecha! Este nuevo insecticida está compuesto de micro-cristales, que garantizan una elevada persistencia y resistencia al lavado por lluvia. También es de fácil aplicación por parcheo, segura y flexible. Está de acuerdo con la normativa de producción integrada, ahorrando además agua y energía.

La mosca del olivo “pica” la aceituna, aumentando su acidez, acelerando la oxidación y reduciendo el nivel de polifenoles. En resumen varía y perjudica las características organolépticas del aceite de oliva. No pudiéndose ya etiquetar como “aceite de oliva virgen extra”, incluso aunque su grado de acidez no supere los 0,8º, aunque como sabemos las lagunas legales en este terreno son por desgracia amplias…

Pensemos en nuestra salud: siempre comprar Aceite Oliva Virgen Extra

Y es que a pesar de todas estas dificultades climatológicas, de plagas, y volatilidad en el precio del aceite de oliva, desde AceitedelCampo consideramos como imprescindible incorporarlo en la dieta de cualquier persona, para prevenir y curar enfermedades. Si estamos dispuestos a gastarnos dinero en medicamentos caros contra el colesterol, la hipertensión, la artritis, Alzheimer, y ya no hablemos del cáncer, por qué vamos a escatimar en comprar aceite de oliva virgen extra de calidad?