Las propiedades curativas del aceite de oliva son conocidas desde la Antigüedad. En el mundo Griego se utilizaba ya como medicamento. Homero lo llamaba “oro líquido”, e Hipócrates lo recomendaba como medicamento, creando más de 60 maneras diferentes de utilizarlo para sanar. En la antigua Atenas, nombre que le viene de la diosa Atenea, ésta trajo el olivo a los griegos como un regalo. Zeus había prometido las tierras del Ática a aquel dios o diosa que hiciera el descubrimiento más útil. El regalo de Atenea fue la oliva, con la que se conseguía luz, calor, alimento, medicamentos y perfúmenes, y fue escogido como el descubrimiento más pacífico, más que el caballo de Poseidón, alabado como un instrumento de guerra rápido y poderoso.

Cuales son las propiedades del aceite de oliva?

Una de las propiedades del aceite de oliva son los antioxidantes naturales del aceite de oliva, claves por sus propiedades curativas. Entre las más importantes se incluyen la prevención de enfermedades cardiovasculares y del cáncer, en particular el de mama, sin dejar de lado la aportación del aceite de oliva como analgésico y reductor del riesgo de padecer osteoporosis, arteriosclerosis y úlceras gástricas. El responsable sería una molécula llamada Oleocanthal. Esta molécula sería la explicación a la larga lista de beneficios que se asocian al consumo regular de aceite de oliva virgen extra. Y en general a la Dieta Mediterránea. Efectivamente en los países de la cuenca Mediterránea como España, Italia, Grecia, Portugal o Turquía, la incidencia de enfermedades cardiovasculares, Alzheimer o cáncer, es visiblemente menor que en el resto de países industrializados. Pero no todos los aceites de oliva tienen el mismo efecto. A medida que la calidad del aceite de oliva baja, y es mezclado con otros aceites o refinado, la concentración de polifenoles, y en particular del Oleocanthal (OC), también desciende.

Protege la microbiota intestinal

comprar aceite la majaUna dieta rica en aceite de oliva virgen extra ayuda a modular la microbiota intestinal, según demuestra un estudio de investigadores de la Universidad de Jaén. En cambio una dieta rica en mantequilla desarrollaría factores implicados en el síndrome metabólico. El estudio analiza el aceite de oliva y otras grasas en el desarrollo de obesidad e hipertensión, factores ligados al síndrome metabólico. El AOVE es una grasa de origen vegetal, monoinsaturada, con un elevado nivel de polifenoles, en cambio, la mantequilla, es una grasa saturada de origen animal con colesterol. De hecho es sintomático que en Centroeuropa se utiliza la mantequilla para cocinar, y en la zona Mediterránea, se ha usado habitualmente el AOVE para ese fin. Se constata que el aceite de oliva tiene un efecto distinto al de otras grasas sobre la microbiota intestinal, conjunto de microorganismos del intestino.

Hasta ahora se pensaba que cualquier tipo de grasa eran malas para la microbiota intestinal. La mantequilla aumenta el número de proteobacterias intestinales, sube la insulina en sangre y la presión arterial, parámetros fisiológicos del síndrome metabólico. Por el contrario con el AOVE no se producen estos cambios microbianos y se detecta un menor incremento en el peso corporal, menor la presión arterial, y mejor perfil de lípidos en sangre. Estos resultados refuerzan al AOVE como modulador de la microbiota intestinal, y por lo tanto como alimento saludable.

Combate la osteoporosis

Esta es una de las propiedades del aceite de oliva más reconocida. Nos lo confirma el prestigioso doctor José Manuel Fernández-Real y la empresa PREDIMED. Afirman que consumir 1 o 2 cucharadas de aceite de oliva, y mejor aceite de oliva virgen extra, aumenta la densidad ósea y retrasa y/o evita la osteoporosis.

Analgésico

Según el científico Julián Taylor del Hospital Nacional de Parapléjicos, el aceite oleico permitiría disminuir un dolor harto complicado de tratar, el neuropatico, o hipersensibilidad al dolor provocado por estímulos que normalmente no lo causan, como el tacto.

Reduce el riesgo de úlcera gástrica

Otra de las propiedades del aceite de oliva es la de reducir la acidez de la mucosa esofágica, frenando y regulando el vaciado del estómago al duodeno, y reduciendo el grado de acidez gástrica. Tiene también la capacidad de crear una película protectora en el estómago y duodeno. En el mismo sentido ya se tratan directamente las úlceras en general a aplicando aceite de oliva a “presión” directamente sobres ellas.

Ralentiza el proceso de envejecimiento

En el aceite de oliva encontramos antioxidantes como las vitaminas E y K, así como polifenoles. Ralentizan los procesos de envejecimiento. Sus ácidos grasos dan mayor elasticidad a nuestras arterias y mejor brillo y aspecto a nuestra piel. Por ello se le considera el “aceite de la belleza”. Las propiedades del aceite de oliva son las de un humectante natural que evita la formación de estrías, creación de manchas y regula la producción de melanina. En la Antigua Grecia ya se utilizaba en masajes.

Ayuda contra el cáncer

El factor responsable sería el hidroxitirosol, un potente polifenol antiantioxidante, que se encuentra en el aceite de oliva, y que tendría un efecto beneficioso en las mujeres con riesgo a padecer cáncer de mama. El estudio ha sido realizado por el Hospital Metodista de Houston, Estados Unidos. Recientemente, investigadores de las universidades de Granada y Málaga, han conseguido demostrar las propiedades del aceite de oliva para transportar medicamentos oncológicos por el torrente sanguíneo, favoreciendo su penetración en las células.

El aceite de oliva contiene preciosos polifenoles, que trabajan como antioxidantes y tienen propiedades inmunologicas. Como resultado ayuda a reducir el estrés oxidativo y las infecciones celulares. Estudios científicos muestran además que el aceite de oliva ayuda a reducir el riesgo a padecer cáncer en las glándulas mamarias, de pulmón e intestinal. Una nueva aplicación consiste en transportar fármacos en nanocápsulas directamente hasta el interior de las células.

El enemigo del colesterol

Se ha demostrado en numerosos estudios que el aceite de oliva combate el colesterol de manera eficaz, y ya es conocida y apreciada esta propiedad entre los consumidores de aceite de oliva, a pesar de que sigue quedando un 10% de personas que creen aún que el aceite de oliva es perjudicial para el control del colesterol. Según la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria, el ácido oleico, componente en un 80% del aceite de oliva, ayuda a mantener los correctos niveles de colesterol cuando se usa en sustitución de otras grasas y aceites no saludables. El aceite de oliva contiene gran cantidad de ácidos grasos monoinsaturados pero ninguno saturado, responsable de producir las innecesarias capas de grasas en nuestro cuerpo. Los científicos piensan que el consumo regular de este aceite nos ayuda a reducirlas.

Controla el nivel de azúcar en sangre

El aceite de oliva de primera presión es rico en ácido oleico. Es el principal representante de los ácidos grasos monoinsaturados. Es capaz de regular el nivel de insulina en sangre. Por ello su consumo ayuda a controlar el nivel de azúcar en sangre.

Gestronómicas

comprar aceite de oliva KnoliveNuestros cocinero conocen de sobras las propiedades del aceite de oliva en la cocina, en particular a la hora de hacer frituras. Contrariamente a la creencia popular el aceite de oliva conserva sus propiedades intactas a altas temperaturas, mucho más que los demás aceites. Por ello su rendimiento es superior y en consecuencia se necesita menos cantidad en la fritura por lo que al final consumimos menos calorías que con otros aceites.

Hipotensoras y antidiabéticas

Son números los estudios que demuestran las propiedades hipotensoras y anti-colesterol del aceite de oliva. Para los enfermos de diabetes que deben inyectarse diariamente insulina es un estupendo aliado. Ayuda a mejorar los perfiles lipídicos, disminuyendo la glucemia, y en consecuencia permitiendo al enfermo reducir la dosis diaria de insulina inyectada.

Farmacéuticas

Antiguamente, para tratar las quemaduras, se utilizaba aceite de oliva mezclado con cal de agua. Se conseguía así una crema que se aplicaba sobre la herida. Se deben mezclar en un recipiente aceite de oliva, vino tinto y un par de claras de huevo, y aplicar sobre la herida o llaga. También son conocidas las propiedades del aceite de oliva como limpiador bucal. Basta con enjaguarse la boca con aceite de oliva enérgicamente, y escupirlo para conseguir un blanqueo de los dientes así como desinfección salivar.

El aceite de oliva tiene propiedades inmunológicas que ayudan a nuestro organismo a defendernos de las infecciones. Así como a la curación de nuestros tejidos en general. Por lo que su consumo regular permite mejorar la respuesta inmunológica de nuestro organismo.

Laxantes y anti-cálculos

No olvidemos también sus propiedades laxantes y anti-cálculos. Basta con tomar un par de cucharadas para empezar a notar los efectos. La dosis se puede aumentar pero mejor tomar un poco de limón después, ya que el aceite de oliva en exceso es indigesto. En dosis superiores conseguiremos expulsar pequeñas y medianas piedras, así como gusanos intestinales. Además el aceite de oliva permite mejorar la capacidad digestiva mejorando la absorción intestinal, en particular la de elementos inorgánicos, combatiendo de este modo la anemia y sus efectos perjudiciales.

Anti-intoxicación

Por último, siempre que no se trata de una intoxicación por fósforo se aconseja tomar aceite de oliva mezclado con agua tibia. Esta mezcla provocará el vómito y de ese modo la expulsión del veneno.

ANTES DE IRTE...
No olvides suscribirte a nuestra newsletter
para enterarte de todas nuestras ofertas y novedades
He leído y acepto la política de privacidad
¡SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER!
para enterarte de todas nuestras ofertas y novedades
No compartiremos nunca tu información personal.
He leído y acepto la política de privacidad